Consejos para mantener y limpiar un sofá de estilo clásico

Consejos para mantener y limpiar un sofá de estilo clásico

Limpiar de manera cotidiana nuestro sofá hará que tengan una vida útil más larga. Bien es cierto que los sofás tapizados que se venden actualmente ya están tratados con químicos para que repelan la suciedad y las manchas, pero difícilmente serán efectivos al 100%. Por ello, será mejor que apliques ciertos cuidados que te ayuden a conseguir un menor deterioro del tu sofá de estilo clásico, haciendo que éste sea más longevo.

Lo primero a tener en cuenta es que no es aconsejable que utilices detergentes o suavizantes que no estén recomendados para la limpieza de sofás clásicos, ya que esto podría acabar siendo un peor remedio que la enfermedad. Además, antes de utilizar un producto nuevo, pruébalo primero en una parte del sofá que no sea visible. De esa manera, conseguirás no tener que llevarte las manos a la cabeza si causas algún desperfecto.

¿Cómo llevar a cabo el mantenimiento de un sofá de estilo clásico?

Se recomienda una limpieza superficial cada 15 días, aproximadamente, consistente en eliminar el polvo con un aspirador. Hay utensilios especiales para tapicerías delicadas, que permiten poder quitar el polvo de los huecos, que es donde más se acumula, generalmente.

Las limpiezas más profundas están recomendadas cada 6 meses, más o menos. Si tu sofá es de cuero o piel, será necesario aplicar un productor especial para la limpieza de la piel y, además, añadirle una crema especial que lo hidrate y lo proteja, incluso puede servirte utilizar un poco de aceite de oliva o de crema para el cuerpo. Se lo que sea lo que utilices, es importante que sepas que hidratar el sofá es muy necesario para colaborar a que la piel recupere su flexibilidad. Además, te recomendamos que dejes secar el producto y luego le pases un paño suave, eliminando los restos de nutrientes de la crema que acabas de aplicar.

Mi sofá clásico tapizado tiene manchas, ¿cómo las limpio?

Si se produce una mancha, cúbrela rápidamente con papel absorbente, como el de cocina. No frotes, de esa manera sólo conseguirás extenderla. Hazlo siempre desde el exterior de la mancha hasta el centro de la misma. Si la mancha es de grasa, el mejor remedio es utilizar polvos de talco en la zona donde se ubique la mancha y dejar actuar durante al menos una hora. Una vez pasado ese tiempo, coge un cepillo de cerdas blandas y limpia la zona suavemente, sin hacer presión, y luego pasa un trapo humedecido con algún producto específico quitamanchas de los que puedes encontrar en tiendas especializadas o en cualquier supermercado.

Tienes que tratar de darle a la mancha la importancia que se merece, intentando eliminarla cuanto antes mejor, para evitar que penetre en la piel, ya que entonces sí se complicará el eliminarla llegando a ser, incluso, imposible.

Las manchas más comunes de los sofás como los de este catálogo de SofaCenterValencia son las producidas en las bajeras, provocadas por no quitarnos las zapatillas y rozar el sofá con el calzado. Para este tipo de manchas, te recomendamos que te hagas con un atomizador donde mezclaremos un vaso pequeño de alcohol, el jugo de medio limón exprimido y una cucharada (no hace falta que sea muy generosa) de jabón para platos. Cuando lo tengamos, repartiremos bien la mezcla por la zona afectada y, de nuevo, lo rasparemos suavemente con el cepillo de cerdas que decíamos anteriormente.

¿Cómo limpio las manchas de un sofá de piel?

Se suele pensar que este tipo de sofás clásicos son los que exigen más cuidados, aunque si pones un especial esmero en cuidar su mantenimiento, no tendrás muchos problemas. Aun así, si tu sofá se ha manchado, te recomendamos que lo primero que hagas sea pasarle un trapo húmedo, pero no en exceso, con agua no calcárea, para eliminar el polvo y otros residuos si no han calado la piel.

Si el problema de las manchas tiene como origen el moho o la humedad, te recomendamos que prepares una mezcla a partes iguales de agua fría y alcohol médico para que evitará la reproducción de bacterias que pueden ser muy dañinas para la piel de tu sofá.

Compártelo en tu red social: